Noticias

pastel fondant boda blanco amarillo flores hawaian
Mitos de los Pasteles con Fondant

1.- Son bonitos pero no están buenos.

Muchas veces se piensa que porque un pastel está decorado con fondant el bizcocho será demasiado espeso o seco, incluso que será demasiado dulce. El problema que hay es que en muchos lugares hacen los pasteles con muchos días de antelación y el bizcocho se va secando. También en otros sitios no estiran el fondant lo suficiente, lo que hace que el pastel tenga una capa demasiado gruesa que muy pocos querrán comer. Por supuesto que todo depende de cómo se haga el pastel, pero si tienen unas buenas recetas caseras y hacen los pasteles justo para entregar,  les aseguro que estarán muy buenos.

2.- Son para niños, pero para adultos no.

A ver, un pastel de Hello Kitty para un chico de 35 años como que no, pero ¿quién dice que sólo pueden hacerse tartas de muñequitos de la tele? El Fondant es muy maleable y pueden hacerse tantas cosas que la gente se sorprende. Al ser una masa de azúcar bastante elástica, los pasteles quedan con un acabado liso y muy elegante. Para bodas, comuniones y bautizos son ideales, porque los puedes hacer muy elegantes y adaptados a la decoración del salón o el tema de la celebración.

3.- Son demasiado dulces y nada sanas.

Es una de las afirmaciones que más se escuchan en este mundo y normalmente vienen de personas que no las han probado. Está clarísimo que el fondant es dulce, al final está hecho de azúcar, pero también depende de la marca de fondant que se utilice. Si el problema es que no gusta mucho lo dulce, pues sin problema se puede quitar la capa de fondant del trozo de pastel, lo cual es muy fácil de hacer. También hay que evitar escoger un sabor de tarta y relleno muy dulces, esto es lo que cambia realmente si la tarta es muy dulce o no. Siempre que quieras pedir una tarta de fondant y no quieres que sea empalagosa, lo ideal es combinar un bizcocho suave con un relleno más bien ácido como la frambuesa o amargo como la naranja.

En cuanto al punto de que no son sanas, todo depende de quién las haga. Light definitivamente no lo son, pero ¿qué tarta deliciosa es realmente light? Si se utilizan ingredientes de buena calidad, sin conservantes, frescos y evitamos lo industrial, tendremos tartas mucho más sanas que cualquier pastelería tradicional y estarán como hechas en casa.

4.- Son caras y no valen la pena.

El precio de una tarta con fondant dependerá del tamaño, de la decoración que lleva y el nivel de detalles que tenga. Un pastel decorado con fondant bien acabado lleva horas de trabajo a mano, lo que implica un precio, que puede que si sea más caro que un pastel tradicional, pero al fin y al cabo será un pastel único, personalizado y hecho especialmente para esa celebración.

Dicho esto, el valor del pastel, no el precio, su valor para la persona que lo recibe o que lo entrega, va a depender de cada uno. En mi caso, me encanta ver la expresión de las personas que reciben un pastel hecho por mí y su alegría al sentirse especial por recibir algo creado para ellos en base a lo que les gusta. Se sorprenderían al saber que los que más se alegran al ver algo así son los adultos y también son los que más lo recuerdan.

Claramente este punto es bastante subjetivo, habrá personas que no le den tanto valor a algo tan básico como un pastel y que prefieran gastar el dinero en otra cosa y esto es muy válido también, pero como decía antes, un pastel personalizado le da un toque tan especial a cualquier celebración y es algo que tanta gente recuerda y aprecia que creo que vale la pena invertir en ese momento de felicidad.

5.- Son bonitas, pero no todo se come.

A ver, esto es cuestión del tipo de pastel que se pida y de cuántos detalles tenga. Si pedimos un pastel con forma de caballo y que además esté de pie, pues claramente que necesitará una estructura para aguantarse y  las patas probablemente no tengan mucho para comer, pero nuevamente, todo depende de lo que se quiera y esto no tiene nada que ver con que la tarta sea de fondant, sino con su forma. Si quieres que la tarta sea completamente comestible no hay ningún problema, en la mayoría de las tartas con fondant puedes comerlo todo.